Boa fugada en Palencia: un ejemplo de tenencia responsable de animales exóticos - Federacionfauna

    Federacion Fauna-
  • Inico
  • -Terrariofilia-Boa fugada en Palencia: un ejemplo de tenencia responsable de animales exóticos

Boa fugada en Palencia: un ejemplo de tenencia responsable de animales exóticos

27/10/2021 Federacionfauna Comments Off

Tengo clarísimo que la noticia de que una persona ha denunciado que su boa se ha fugado de su domicilio particular en Palencia, es un magnífico ejemplo de responsabilidad. Esto es lo que consideramos la gran mayoría de los particulares que tenemos animales exóticos, que en general en esta afición somos personas concienciadas y responsables.

Eso sí, su recuperación le va a costar una pasta al propietario, que desde luego ha sido muy coherente y (repito) responsable, tal y como se indica en la noticia en la web de Antena 3.

No, no, el título del post no es un error. Lo las leído bien. Pone RESPONSABLE.

Juan Manuel González
Coste económico El despliegue montado para buscar al animal tiene su coste económico, alrededor de 700 euros cada dos horas, según ha dicho la concejal, y que, previsiblemente se cargará al propietario del animal o a su seguro. Los hechos. El dueño cuando se dio cuenta que el animal se había escapado llamó de inmediato a la policía, por lo que rápidamente las autoridades se pusieron manos a la obra para buscar a la boa por la zona. La Policía Local de Palencia y los bomberos patrullaron alrededor de la calle Lope de Vega, en pleno centro de la ciudad, y el lugar de donde se había escapado la serpiente. El propietario del boa constrictor, que tiene otros animales exóticos en su casa, asegura que todos sus papeles están en regla. El propietario de la boa. El propietario de la boa se mostraba preocupado en Radio Palencia que “espero que esté bien, yo cuido a mis animales y espero que aparezca. Consiguió abrir el terrario y, como hace mucho calor, tenía las ventanas abiertas, por lo que pudo escapar fácilmente. Llamé inmediatamente al 112 y se montó rápidamente el dispositivo de búsqueda. “No es un animal peligroso, la gente tiene que estar tranquila, creo que, al tratarse de una especie arbórea, es posible que busque cobijo en una rama o en algún balcón de alguna vivienda” ha añadido. La fuga de un animal es algo que puede pasar, y pasa, a diario en todas las ciudades y pueblos de este país. Y hablo de cualquier animal, sea doméstico o no hasta animales de ganadería como vacas o caballos, pasando por perros, gatos, conejos o cobayas. Por supuesto los perros y gatos son los que se escapan con más frecuencia, y no es porque sean más abundantes, que de hecho no lo son. Simplemente son los que están sueltos en las viviendas, en jardines y los que, en general, se saca a la calle. De todos modos, aunque no se sacaran normalmente a la calle, basta con una puerta o ventana mal cerrada y el gato se escapa; una valla del jardín demasiado baja y el perro salta fácilmente el muro… Es algo común todos los días. ¡A veces se han “fugado” hasta aspiradoras roomba! Y no es un delito que se fuguen animales, sí que lo es abandonarlos, pero no que se fuguen. Así que no hay que tener miedo a denunciar una fuga. Solo es un accidente y no siempre es evitable. Lo que es menos habitual, es que se denuncien estas fugas. En algún caso se pone un anuncio en una web o se cuelgan carteles con una foto y algún teléfono de contacto por los alrededores de la vivienda, esperando que alguien lo vea y avise… Pero una denuncia de fuga no suele considerarse necesaria prácticamente nunca, salvo tal vez para los animales de ganadería que no aparezcan inmediatamente. Los animales que se mantienen en terrarios son los menos frecuentes entre los fugados (solo se fugan menos los peces, por razones evidentes). Los reptiles y anfibios se fugan menos entre otras cosas porque no solo están dentro de casa, sino que además en ella están dentro de otro entorno cerrado: su terrario. Sin embargo, a veces se escapan de sus instalaciones y se pasean por la casa. La mayoría de las veces sin llegar a salir de ella. Un hueco de ventilación cuyo cierre se haya aflojado con el tiempo, una tela metálica roída por un roedor u oxidada que se deforma o rompe, un cristal o cerradura rotas por un simple accidente o incluso por un despiste al dejar mal cerrada la puerta del terrario o la llave sin echar. En algunos casos la fuga se produce cuando un animal rápido se asusta mientras el dueño limpia el terrario y se le escapa en las propias narices al dueño. Esto suelen ser más normal en saurios que en otros reptiles, pero tampoco suele ser un problema casi nunca. Lo hacen delante de uno y, con suerte, se les puede capturar de inmediato. Pero claro, se me podría decir que una cosa es una fuga de un perro, un gato o un conejo e incluso la de un “lagartito” inofensivo…. y otra mucho más seria es la fuga de una boa “de dos metros”. Y ya procura la prensa dar la sensación de que la fuga de un animal así es un peligro la gente, que hay pánico en toda la ciudad, y busca potenciar la sensación de miedo en sus entrevistas sobre esta noticia. No hay más que ver como una señora se niega a ir al baño hasta que la capturen, por miedo a que salga por la tubería. en la noticia de El Norte de Castilla. Ahora bien, pese a medir dos metros, en realidad es un animal bastante inofensivo y más con las bajadas de temperatura nocturnas en Palencia, que habrían bajado su metabolismo aún en verano, dado que esos animales se mantienen en terrarios bien calefactados. diariodepontevedra.es Expertos en riesgos y animales potencialmente peligrosos, como los técnicos y profesionales de Faunaseguros, tienen clasificada a esta especie de boa como animales de riesgo 1 o riesgo mínimo, por su escasa o casi nula capacidad de hacer daño a bienes o a personas, estudios de riesgo exclusivamente científicos basados en peso, mordedura en kilos, tamaño, dificultad de manipulación, necesidades clínicas o médicas entre otros parámetros. Pero si hablamos de fugas de animales peligrosos: ¿Cuántos perros de razas declaradas legalmente como peligrosas se han fugado (o peor aún se han abandonado) este año? ¿Cuántos han sido encontrados y recogidos en las perreras municipales? De esos puede que en toda España haya cientos de fugas o abandonos voluntarios al año. ¿Cuántos se denuncian? ¿No son acaso más peligrosos estos animales? Como poco las noticias de muertes causadas por estos perros a los propietarios o a terceros salen de vez en cuando en prensa y, hasta donde yo se, con este otro tipo de animales solo aparecen en las noticias algunos casos aislados de fugas, sin ni siquiera heridos (afortunadamente) y de hecho a veces ¡sin existir las propias fugas! como el cocodrilo de Valladolid o la pantera de Granada. En este caso se podría pensar que el aviso de la fuga tenía por finalidad no solo proteger a la gente de un susto innecesario, sino sobre todo proteger al animal de que alguien, asustado al verlo, la golpeara hasta matarla por simple desconocimiento.
Así que sí, el propietario de la boa ha sido una persona muy responsable al haber dado parte de la fuga de su animal. Un ejemplar legal, sano y bien cuidado. ¿Se puede decir lo mismo de todos los perros y gatos fugados? ¿Cuántos de ellos, especialmente gatos por aquello del ” total si no lo saco a la calle nunca no lo necesita de verdad”, carecen de las preceptivas vacunas, chips obligatorios y el correspondiente seguro de responsabilidad civil?.
Así que sí, este es un ejemplo de responsabilidad y sea quien sea el propietario, mis más sinceras felicitaciones. Eres un ejemplo para la afición.
Fuente: Boa fugada en Palenc